Errores al implementar la presencia online de tu negocio

 

 

analytics-report

La difusión de los beneficios que brinda tener implementada una presencia online para una empresa o negocio, más el uso de las redes sociales para difundir el mensaje y el crecimiento del comercio electrónico en el mundo a llevado a que miles de emprendedores y negocios de diferentes envergaduras estén trabajando en estos canales, buscando un lugar de privilegio para sobresalir dentro de la avalancha de información que encontramos diariamente en internet.

Pero, la preguntas es, ¿lo haces con las técnicas adecuadas para lograr los resultados buscados?

Paso a describir una lista de errores/horrores que veo en proyectos de diferente tamaño, (para que nadie crea que los grandes hacen las cosas bien y los chicos no, en muchos casos he visto dar cátedra en esta materia a pequeños proyectos por sobre marcas reconocidas).

Aclaro que  la siguiente no es una lista taxativa.

PÁGINAS WEB:

No considerar en el diseño la experiencia del usuario

Que la web no contemple a quienes navegan desde un dispositivo móvil, (responsive).

Falta de actualización notoria

Que tarde en abrir

No trabajar el SEO de la página, lo que repercute negativamente en su posicionamiento

No mostrar los medios de contacto con la empresa

No invertir para generar tráfico a la web

No utilizar Google Analytics para conocer los detalles del tráfico

REDES SOCIALES:

Armar perfiles en muchas redes y utilizar alguna cuyo público no es el adecuado para nuestro producto o servicio, (por la edad promedio de los usuarios por ejemplo)

Si se tienen perfiles en diferentes redes sociales, publicar el mismo contenido en todas, o en el mismo formato, como si el público fuese el mismo

No considerar los diferentes tamaños de imágenes que se adaptan a cada red social

Solo realizar publicaciones promocionales

No conocer que las publicaciones sin imágenes o video despiertan un interés menor que las que si las incluyen

No actualizarse en los continuos cambios

Realizar publicaciones de manera verborragica, sin establecer un calendario de publicaciones y contenidos

No esmerarse en sacar fotos propias para mostrar producto y publicar fotos que evidentemente fueron “tomadas” de internet

En redes sociales como Facebook, utilizar un perfil personal para tu negocio en lugar de una fan page, desconociendo los beneficios que brindan

Mal uso de los #hashtags

No utilizar herramientas para profesionalizar la administración de las redes sociales, como Hootsuite por ejemplo

No invertir, creyendo que en internet las cosas son gratis y los resultados llegan mágicamente

COMERCIO ELECTRÓNICO:

No entender que debo suplir la experiencia directa con el producto con imágenes que deben hablar más que mil palabras

No incluir descripciones del producto básicas a su esencia, como por ejemplo, medidas de un mueble

No incluir chat online para satisfacer las inquietudes de los visitantes en el mismo momento en que están mirando el producto

Checkout complejo

No especificar los plazos de entrega ni la política de cambios y devoluciones

No ofrecer todos los medios de pago

No invertir en generar tráfico a la tienda online

No hacer un seguimiento de quienes abandonaron el carro de compras

No utilizar Google analytics

E-MAIL MARKETING:

Utilizar bases de datos compradas en lugar de conformar bases genuinas, para tener la autorización del destinatario, (buenas prácticas)

No respetar las políticas anti SPAM, no cumplir con los legales

No entender la importancia del subject

No realizar A/B testing

No utilizar métricas

PARA TERMINAR:

¿Podrías reconocer algo de lo enunciado en la práctica cotidiana de tu negocio?

 

 

 

Franchising

Tener un producto de primera calidad y una marca reconocida en determinado ámbito geográfico, no significa que se está listo para franquiciar un negocio.

Comparto la experiencia de un caso en el que estuve trabajando recientemente.

La existencia de un interesado, fue un buen disparador, para que el titular del negocio, entienda y acepte la necesidad de emprolijar la identidad visual de la marca, ya sea en sus tiendas físicas como en su presencia online.

Respecto a las tiendas, no todos los locales eran reconocibles como pertenecientes a una misma cadena, ya que ni siquiera tenían el mismo frente, solo estaba unificado el mobiliario y la presencia del producto.

Lo antedicho también alcanzaba a todas las aplicaciones, como bolsas, etiquetas de producto, etc. ya que los diferentes diseñadores gráficos que tuvieron en el tiempo, fueron dando un “toque personal” a cada elemento, permitiendo que convivan a  un grado tal, que surgía la pregunta ¿cual es el logo?

Luego de unificar todo, se planificó la presencia online, armando una tienda virtual en lugar de la página web existente, la cual no era interactiva ni amigable a los robots buscadores de Google, más una presencia en diferentes redes sociales, según una estrategia establecida, en lugar de los perfiles que se habían armado como si el simple hecho de tenerlos fuese el fin en lugar de un medio. La tienda virtual se replicó en la página empresa de Facebook.

Respecto a la parte contractual, era muy tentador para el franquiciante pensar en los montos a cobrar, pero por mal asesoramiento, se pretendía un fee de ingreso igual que el que cobra el jugador más fuerte del rubro, que tiene más de 100 locales, entre propios y franquiciados.

Luego de un análisis, se determinó no cobrarle a los primeros franquiciados el ingreso ni regalías, ya que el negocio principal de la empresa es vender producto que ella misma produce y con la venta del stock inicial más las reposiciones mensuales, ya se esta haciendo un buen negocio, (sin mencionar el beneficio de tener presencia de la marca en otras regiones geográficas). También se evitaron las asimetrías contractuales, uno de los motivos que puede determinar la rescisión del contrato.

Lo antedicho más las posibilidades de brindar una buena financiación para la compra del stock inicial ha sido de mucha ayuda para que un primer candidato formalice la operación.

Lo que parecía impensable para el titular de la cadena hace unos meses atrás, se ha plasmado en realidad. La obra en el local elegido, avanza a pasos muy acelerados y está próxima la fecha de apertura.

A raíz de compartir las novedades en redes sociales, surgió un segundo interesado.

La franquicia es una forma de crecer de bajo costo, pero no se puede improvisar, hay muchos detalles a tener en cuenta.

¿Tenes un negocio franquiciado?, podes compartir aquí tus experiencias.