Logística & ecommerce

Siempre sostuve que una pata fundamental para el éxito de una tienda online es el delivery de los productos vendidos, la gente espera recibir su compra en tiempo y forma.

Considerando que en la mayoría de los casos es el cliente el que paga el costo de la entrega, (salvo que decidas vender tus productos con el delivery bonificado, lo que podría ser acertado en determinadas circunstancias), salta a la vista que la logística de entregas no es un tema menor.

Existen muchas posibilidades de tener este aspecto del negocio bien aceitado, la mayor parte de las plataformas que ofrecen la implementación de una tienda online incluyen en el paquete convenios con los principales courriers del mercado, o tienen uno propio.

Esto es tan cierto que te muestro el servicio que lanza el gigante mundial de internet

 

Crecimiento del Comercio Electrónico

informe-integrado-estudio-anual-de-comercio-electrnico-2014-1-638Anualmente, la Cámara Argentina de Comercio Electrónico publica un informe que revela el crecimiento de la actividad en el país, cifras más que interesantes respecto al aumento de internautas que formalizan compras online, potenciado por el uso de diferentes dispositivos como smartphones y tablets y el aumento de usuarios de banda ancha. Todo esto, por supuesto, segmentado por rubros que más facturaron respecto al año anterior, más muchos etc.

Aunque pongamos delante de todo estas cifras, que son más que interesantes, se llega a la conclusión que “Además de la logística, otro desafío del sector está en seguir mejorando la experiencia de compra que aún sigue resultando compleja para los usuarios (demasiados pasos y diseños web poco intuitivos)”.

Sin duda, es una buena oportunidad para quienes quieren apostar al comercio electrónico, teniendo en cuenta al usuario, implementando tiendas online que sean amigables, con un proceso de compra simple, que solo requiera datos mínimos para formalizar la compra, reglas de juego claras respecto a la política de envíos, cambios y devoluciones, hay más demanda que oferta!, si quieres explorar la posibilidad de vender tus productos en internet y sumar tu negocio a este crecimiento, ingresa aquí

Si ya administras una tienda online o te entusiasmaste con la idea, te recomiendo leer el informe ingresar aquí 

Que esperan los retailers locales?

Cada vez màs, los grandes retailers extranjeros se van posicionando con el pùblico local, que adopta la modalidad de compra online, buscando ofertas y servicios que no se les ofrece en nuestro mercado. Mientras tanto, la mayorìa de los negocios argentinos siguen dando vueltas, pese a que hay posibilidades de armar una tienda virtual de excelente nivel y a precios accesibles.

Copio artìculo de La Nacion, que demuestra como los negocios extranjeros se posicionan , mientras aquì se sigue mirando por la ventana, obligando a los consumidores a buscar en el exterior, aprovechando las ventajas que brinda internet. Incluso, los problemas de delivery mencionados en el artìculo, sin duda, tendrìan mayor soluciòn en los negocios locales.

“El vestido llegó a tiempo. Se lo puso y le quedaba justo. No se lo había probado, al menos no realmente: esta vez, apeló al probador virtual. No había margen para arreglos; apenas, para algún detalle. Pero no fue necesario. Le quedaba pintado.

Ara Feldman encontró en Internet lo que no había podido conseguir en shoppings ni en locales de Palermo: un modelo de Marc by Marc Jacobs para el casamiento de su hermana, por el que desembolsó 1062 pesos más 20 dólares de envío. “La ocasión lo ameritaba”, justificó.

La compra de ropa de primeras marcas internacionales se ha vuelto una constante en estos tiempos de Internet. Grandes tiendas multimarca como Macy’s y Bloomingdales , con ropa de más de cien diseñadores, se lanzan a la Web y ofrecen envío a más de 80 países (la Argentina, incluida) y precios en la moneda local, para evitar tener que realizar la conversión.

Vestidos, trajes, zapatos, carteras y demás accesorios de los diseñadores internacionales más importantes ahora están a sólo un clic de distancia. Incluso, marcas como Gap y las etiquetas que completan el holding de la compañía ( Banana Republic , Old Navy , la multimarca Piperlime yAthleta ) que están entre las preferidas de los argentinos, también ofrecen sus productos por Internet, en pesos y con envío al país.

“Los precios de la ropa de marca en la Argentina han subido tanto que se equipararon con los de afuera. Cuando empecé a buscar el vestido para el casamiento de mi hermana, me di cuenta de que me pedían una barbaridad y de que, incluso, me salía más barato si lo compraba por Internet en las tiendas multimarca. Además, así me aseguro de que no haya otra con el mismo modelo”, contó Feldman.

Internet se transformó en una gran vidriera; un ropero en donde comparten cartel las marcas clásicas y las nuevas, como Material Girl, de Madonna, que no se ve por estos pagos. Los precios son similares o más económicos que los que se ofrecen en los locales top de Palermo. Los vestidos de Marc Jacobs y los zapatos de Vera Wang se consiguen desde $ 800; camisas y pantalones de Calvin Klein, desde $ 150, y DKNY ofrece vestidos desde $ 1200. Para ellos, sacos sport de Armani, desde $ 761 y, de Tommy Hilfigher, desde 1761 pesos.Pero más allá de los precios, hay otra razón por la que más argentinos compran prendas por Internet en tiendas extranjeras: los talles. En los

Estados Unidos y Europa, las grandes marcas tienen un departamento de talles grandes ( plus sizes , en inglés), donde los que no entran dentro de los estrechos parámetros de la moda local pueden vestirse con su marca favorita sin resignar diseño.

A pesar de que en la Capital y en la provincia de Buenos Aires existe una ley que obliga a las marcas de indumentaria a garantizar un mínimo de ocho talles por prenda, en la práctica esto casi no existe.

“La verdad es que me cuesta encontrar ropa que tenga algo de diseño para mi cuerpo. Antes, viajaba a Estados Unidos y me compraba ropa; ahora, lo hago por Internet”, contó Priscila Green. Gap y las demás marcas de la compañía, y Forever 21 suelen ser las más elegidas por ella. En Gap, que también ofrece el precio en pesos, hay chombas para niños desde $ 30; remeras desde $ 22 y pantalones y jeans desde 45 pesos.

Precio, talle y variedad. La tercera razón del boom de la compra online de ropa es que se accede a mucha más variedad de lo que llega a la Argentina. Un ejemplo: las famosas crocs , los zuecos de plástico que son furor en Europa, se consiguen en Piperlime (una de las marcas de Gap) en 132 pesos. Allí hay, al menos, 20 modelos distintos. En la Argentina se consiguen sólo los básicos.

Sorpresas no tan gratas

Sin embargo, la compra de ropa “a distancia” puede deparar algunas sorpresas, no del todo gratas, desde la llegada de un producto defectuoso hasta de otro talle o color que el solicitado. Este tipo de situaciones experimentó Renata Freire, asidua compradora online.

“Me compré unos zapatos y me llegaron medio punto más chicos. Lo más insólito es que había una notita del vendedor diciendo que me había enviado medio punto menos del que había pedido, pero que me quedara tranquila porque, seguro, me iban a ir igual. También ordené un bolsito Gola y me llegó en otro color, pero, como me gustaba, me lo quedé”, dijo Freire.

Santiago Núñez también tuvo problemas con un pedido que, pasados más de 30 días, no le llegó. “Enseguida me contacté vía e-mail con el vendedor y me dijo que lo había despachado. Cuando le reclamé porque no lo había recibido, me volvió a hacer el envío sin problemas, con tal que no lo calificara mal. Incluso, le pregunté si podía cambiar el color por otro que no estaba disponible en el momento de la primera compra y me dijo que sí. Después de 15 días, lo tenía en casa”, contó.

Otra alternativa para la adquirir ropa por este sistema es comprarla en el portal eBay que, dada la alta demanda, implementó dos secciones de moda en sus versiones para los Estados Unidos, Alemania y el Reino Unido: eBay Fashion y eBay Fashion Outlet , muy populares en esos países.

Lo atractivo del sitio, que ofrece prendas nuevas y usadas de todas las marcas (los vendedores son particulares) es que se puede participar de subastas y ofertar por lo que uno estaría dispuesto a pagar por la prenda. Incluso, se pueden aplicar filtros y ver sólo los anunciates que ofrecen envíos gratuitos para no tener que afrontar ese costo extra.”

(Fuente: La Nacion)

Venta online de indumentaria

Zara se pone a la cabeza de la venta online de indumentariaA una escala menor, el lanzamiento de Zara de su servicio de venta online de ropa promete ser tan revolucionario en el mundo de la moda como lo que significó la presentación del iPad en la industria del libro. La marca española, que es la número uno en el mundo, comenzó a ofrecer hace dos semanas la posibilidad de comprar sus últimos modelos a través de Internet. Por ahora, el servicio sólo está disponible en Europa, pero también llegará a la Argentina, aún sin fecha confirmada.

A nivel local, la venta online de ropa representa un negocio que todavía no explotó y sobre el que no existen estadísticas confiables, ya que, según las diferentes estimaciones, su facturación ronda entre 100 y 500 millones de pesos. En lo que coinciden todos los jugadores es que el potencial del rubro es enorme.

Según un estudio de Google, hoy el 70% de los usuarios argentinos de Internet investiga en formaonline la categoría indumentaria antes de hacer una compra, aunque sólo el 5% completa la operación desde su computadora. “Lo que más le interesa es comparar precios y encontrar artículos difíciles, y el perfil de este usuario está compuesto mayoritariamente por mujeres, de un promedio de 38 años de edad, y con un gasto por compra de 303 pesos”, explica Alejandro Zuzenberg, gerente de Ventas y operaciones online de Google Argentina.

En el buscador sostienen que el débil desarrollo del canal online para la venta de ropa no se explica por una falta de interés de los consumidores, sino más bien por la inexistencia de una oferta consolidada. “Los consumidores están cada vez más dispuestos a comprar online , lo que viene más lento es la oferta”, sostiene Zuzenberg.

En el sector, además, reconocen que las marcas argentinas todavía son reacias a apostar al desarrollo del nuevo canal. “Para las marcas argentinas, Internet todavía es visto como un negocio muy marginal, y entre los empresarios está muy arraigada la idea de que la experiencia de compra sigue pesando mucho a la hora de adquirir una prenda”, señala Alejandro González, gerente general de la consultora Cuore/CCR.

El mayor desafío para Zara y para cualquier marca de indumentaria que quiera ingresar en el comercio electrónico pasa por la logística. La venta por Internet presenta ciertas incógnitas desde el lado del consumidor, que giran en torno a la pregunta: “¿Qué pasa si no me queda bien o tengo que cambiar el talle?”.

Para resolver este obstáculo lo que hicieron las marcas en Estados Unidos es enviar a cada cliente un par de talles diferentes o números de zapatos para que el comprador los pruebe y devuelva el que no usa. Esta solución implica un reto importante en materia logística, ya que la devolución es gratuita para el cliente.

En el caso de Zara, inicialmente la venta online estará disponible en los mercados de España, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, y la idea de la firma es extender el servicio a todos los mercados donde tiene operaciones -incluida la Argentina-, aunque el vicepresidente de la firma, Pablo Isla, señaló que para 2011 sólo están confirmados los lanzamientos en Estados Unidos, Corea y en Japón.

En todos los casos, las prendas se venden al mismo precio que en sus tiendas tradicionales y el comprador puede elegir entre que le entreguen la prenda en su casa o que se la envíen a la sucursal más cercana a su hogar, donde se la puede probar antes de llevarla. El costo del envío a domicilio no supera los cuatro euros y en la marca española prometen que se hará en un plazo menor a los tres días.

La hora de los clubes Si bien Zara es la compañía de indumentaria número uno en el mundo, la líder en venta online de ropa es la norteamericana GAP, que el año pasado superó una facturación de US$ 1000 millones a través de este canal. En el primer mundo, el comercio electrónico de indumentaria es un negocio que crece a tasas muy superiores al de los locales a la calle (un 11% en 2009, contra un 2,5% de los negocios tradicionales). Los pioneros en este campo fueron los clubes privados, a los que se accede por invitación y que se especializan en la venta de primeras marcas, aunque en la mayoría de los casos se trata de productos discontinuados, con descuentos de hasta 50 por ciento

En la Argentina, ya existen media decena de estos clubes -los más conocidos son Geelbe (con 150.000 usuarios) y Ventas-privadas (con 120.000)-, aunque la principal plataforma de ventas es MercadoLibre.

En la lista de jugadores, además, hay que incluir a la feria de La Salada, que cuenta con su propio servicio de venta online y que, según sus administradores, en tan sólo seis meses superó los dos millones de visitas.

(Fuente: La Nación)

Comercio electrónico; las compras del súper por Internet crecieron un 50 %

El comercio electrónico crece velozmente en el país. Y en ese contexto, cada vez más consumidores eligen cargar el changuito por Internet. La modalidad se impone a buen ritmo, sobre todo entre quienes están familiarizados con la Web y buscan optimizar el escaso tiempo libre. Jumbo, Disco y Le Shop aseguran que en los primeros meses del año las compras virtuales aumentaron un 50% en Capital y GBA. Y son optimistas: dicen que la tendencia seguirá ganando adeptos .

“Las ventas por Internet y por teléfono están teniendo un crecimiento que triplica al que acumulan las ventas presenciales en las sucursales”, aseguró a Clarín Daniel Degiorgis, gerente de Venta No Presencial de Jumbo y Disco.

Desde Le Shop dijeron que en este incremento influyen muchos factores. “La gente se volcó más a comprar por Internet por tratarse de una ‘compra racional’, en lugar de ir al supermercado y tentarse entre las góndolas. Comprando por la Web se ahorra tiempo y se controla qué se lleva , evitando una compra por impulsos”, explicó Gonzalo Tomás Benítez, director ejecutivo del supermercado de venta online, que recibe un promedio de 550 pedidos por día.

Mariela Mociulsky, directora de la consultora Trendsity, analizó el impacto de la revolución digital en los hábitos de consumo. “Las nuevas tecnologías están cambiando hábitos, normas y hasta las formas de pensar los conceptos de tiempo y distancia. Así, la posibilidad de realizar intercambios comerciales son muy valoradas en distintos segmentos y especialmente en los más jóvenes, lo que implica una nueva manera de pensar el retail hacia el futuro”. En Argentina, el comercio electrónico en general viene en alza, según datos de la CACE, la Cámara Argentina de Comercio Electrónico. Sin embargo, la entidad no tienen estadísticas sobre supermercados porque “no están asociados”.

¿Qué productos compran más los usuarios de supermercados online? Bebidas, almacén, limpieza y perfumería. Tal vez por cierta desconfianza con el mantenimiento de la cadena de frío, los productos frescos se ubican al final de la lista. En los súper reconocen que su participación sigue siendo menor a la que se observa en los locales.

¿Los precios son los mismos que se exhiben en las góndolas reales? “Ofrecemos los mismos productos que se venden en las sucursales, a los mismos precios, con las mismas ofertas y, en ocasiones, con promociones exclusivas para el canal”, señala Degiorgis. Este mes, por ejemplo, Jumbo bonifica el costo del envío de la compra.

Pero no siempre se paga lo mismo. Un relevamiento realizado por el Centro de Educación al Consumidor (CEC) indica que la compra digital puede ser más cara que la directa. “Tomamos los precios de 19 artículos, de la misma marca y presentación, en la sucursal de Coto en Caballito y luego en la página de CotoDigital: todos son más caros en la compra virtual, en un promedio del 10%”, señala Susana Andrada, titular del CEC. En Coto no respondieron a Clarín .

A todo esto, hay algo importante para recordar: la ley de Defensa del Consumidor establece un derecho para quienes compran por la Web y también por teléfono: como se considera una venta domiciliaria, el cliente tiene cinco días corridos para anular la compra.

(Fuente: Clarín).

Delivery

En la búsqueda de nuevos nichos, parece que no hay límites a la imaginación.
Me gustan las cadenas que cotinuamente buscan un elemento diferenciador.
¿Usarías este servicio?