Venta online de indumentaria

Zara se pone a la cabeza de la venta online de indumentariaA una escala menor, el lanzamiento de Zara de su servicio de venta online de ropa promete ser tan revolucionario en el mundo de la moda como lo que significó la presentación del iPad en la industria del libro. La marca española, que es la número uno en el mundo, comenzó a ofrecer hace dos semanas la posibilidad de comprar sus últimos modelos a través de Internet. Por ahora, el servicio sólo está disponible en Europa, pero también llegará a la Argentina, aún sin fecha confirmada.

A nivel local, la venta online de ropa representa un negocio que todavía no explotó y sobre el que no existen estadísticas confiables, ya que, según las diferentes estimaciones, su facturación ronda entre 100 y 500 millones de pesos. En lo que coinciden todos los jugadores es que el potencial del rubro es enorme.

Según un estudio de Google, hoy el 70% de los usuarios argentinos de Internet investiga en formaonline la categoría indumentaria antes de hacer una compra, aunque sólo el 5% completa la operación desde su computadora. “Lo que más le interesa es comparar precios y encontrar artículos difíciles, y el perfil de este usuario está compuesto mayoritariamente por mujeres, de un promedio de 38 años de edad, y con un gasto por compra de 303 pesos”, explica Alejandro Zuzenberg, gerente de Ventas y operaciones online de Google Argentina.

En el buscador sostienen que el débil desarrollo del canal online para la venta de ropa no se explica por una falta de interés de los consumidores, sino más bien por la inexistencia de una oferta consolidada. “Los consumidores están cada vez más dispuestos a comprar online , lo que viene más lento es la oferta”, sostiene Zuzenberg.

En el sector, además, reconocen que las marcas argentinas todavía son reacias a apostar al desarrollo del nuevo canal. “Para las marcas argentinas, Internet todavía es visto como un negocio muy marginal, y entre los empresarios está muy arraigada la idea de que la experiencia de compra sigue pesando mucho a la hora de adquirir una prenda”, señala Alejandro González, gerente general de la consultora Cuore/CCR.

El mayor desafío para Zara y para cualquier marca de indumentaria que quiera ingresar en el comercio electrónico pasa por la logística. La venta por Internet presenta ciertas incógnitas desde el lado del consumidor, que giran en torno a la pregunta: “¿Qué pasa si no me queda bien o tengo que cambiar el talle?”.

Para resolver este obstáculo lo que hicieron las marcas en Estados Unidos es enviar a cada cliente un par de talles diferentes o números de zapatos para que el comprador los pruebe y devuelva el que no usa. Esta solución implica un reto importante en materia logística, ya que la devolución es gratuita para el cliente.

En el caso de Zara, inicialmente la venta online estará disponible en los mercados de España, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia, y la idea de la firma es extender el servicio a todos los mercados donde tiene operaciones -incluida la Argentina-, aunque el vicepresidente de la firma, Pablo Isla, señaló que para 2011 sólo están confirmados los lanzamientos en Estados Unidos, Corea y en Japón.

En todos los casos, las prendas se venden al mismo precio que en sus tiendas tradicionales y el comprador puede elegir entre que le entreguen la prenda en su casa o que se la envíen a la sucursal más cercana a su hogar, donde se la puede probar antes de llevarla. El costo del envío a domicilio no supera los cuatro euros y en la marca española prometen que se hará en un plazo menor a los tres días.

La hora de los clubes Si bien Zara es la compañía de indumentaria número uno en el mundo, la líder en venta online de ropa es la norteamericana GAP, que el año pasado superó una facturación de US$ 1000 millones a través de este canal. En el primer mundo, el comercio electrónico de indumentaria es un negocio que crece a tasas muy superiores al de los locales a la calle (un 11% en 2009, contra un 2,5% de los negocios tradicionales). Los pioneros en este campo fueron los clubes privados, a los que se accede por invitación y que se especializan en la venta de primeras marcas, aunque en la mayoría de los casos se trata de productos discontinuados, con descuentos de hasta 50 por ciento

En la Argentina, ya existen media decena de estos clubes -los más conocidos son Geelbe (con 150.000 usuarios) y Ventas-privadas (con 120.000)-, aunque la principal plataforma de ventas es MercadoLibre.

En la lista de jugadores, además, hay que incluir a la feria de La Salada, que cuenta con su propio servicio de venta online y que, según sus administradores, en tan sólo seis meses superó los dos millones de visitas.

(Fuente: La Nación)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s